Bolonia, Florencia, Roma: Cartas Familiares I by Juan Andres Morell, Enrique Gimenez Lopez

By Juan Andres Morell, Enrique Gimenez Lopez

ANDRES, JUAN: BOLONIA, FLORENCIA, ROMA. CARTAS FAMILIARES, 1. ESTUDIO INTRODUCTORIO Y NOTAS DE E. GIMENEZ LOPEZ. ALICANTE, 2004, 559 p. Encuadernacion unique. Nuevo.

Show description

Read Online or Download Bolonia, Florencia, Roma: Cartas Familiares I PDF

Similar spanish books

Preparación y Evaluación de Proyectos

? ste es un libro dirigido a un curso de evaluaci? n de proyectos en escuelas de ingenier? a, econom? a y administraci? n, entre otras, ya que cuenta con el antecedente de tres ediciones previas muy bien aceptadas en el mercado.

Arritmias Cardiacas

BASES FISIOPATOLOGICAS DE LAS ARRITMIAS
ASPECTOS CLÍNICOS DE LAS ARRITMIAS
ELECTROFISIOLOGIA CLÍNICA CARDIACA
ENFERMEDAD DEL NODO SINUSAL
BLOQUEO AURICULOVENTRICULAR
EXTRASISTOLES
FIBRILACION Y FLUTER AURICULARES
TAQUICARDIAS SUPRAVENTRICULARES
SÍNDROME DE WOLFF-PARKINSON-WHITE
TAQUICARDIAS VENTRICULARES
SÍNDROME DE QT LARGO
SINCOPE NEUROCARDIOGENO
ANTIARRITMICOS
ESTIMULACIÓN ELÉCTRICA POR MARCAPASOS Y DESFIBRILADORES
ARRITMIAS EN PEDIATRÍA

Imitar Materiales Decorativos con Fimo

Изделия из пластика фимо, имитирующие натуральные камни, дерево, металл, керамику, природные материалы.

Extra info for Bolonia, Florencia, Roma: Cartas Familiares I

Sample text

II, pp. 116 y 136. 79. Laforza attrattiva delle idee (1747), La filosofía morale secando i perípatetici (1754) y DeH'arte poética (1758). 80. Vid. , vol. V, p. 327, y vol. VI, p. 402. 42 E N R I Q U E G I M É N E Z LÓPEZ Scienze, además de publicar sus trabajos de campo sobre los Apeninos toscanos en los prestigiosos volúmenes de Comentara para dar a conocer sus observaciones naturalistas81. Dos notables mujeres habían fallecido en 1774 y 1778. Se trataba de Anna Morandi y Laura Bassi. La primera era, como señalaba Andrés, «famosa por su habilidad de trabajar en cera las partes anatómicas»; había trabajado en el Gabinetto di Anatomía del Instituto de Ciencias, creado en 1742 por Benedicto XIV, y donde se conservaba, desde 1776, la colección de preparados anatómicos en cera coloreada por Morandi y su marido, Giovanni Manzolini, los más antiguos modelos de anatomía conocidos.

Se era el camino a seguir. La sala que más interesó a Andrés fue la de arqueología, quizá por la novedad que suponía contar con un profesor público de anticuaría, la única cátedra de esta disciplina —decía Andrés— «que yo sepa haberse erigido hasta ahora en toda Europa para dar lecciones de antigüedades», que era muy reciente, pues las primeras clases se habían dado en 1781, y ejemplo que debía seguirse en España, donde, en su opinión, sobraban cátedras de filosofía, teología y derecho. Era su titular Giacomo Biancani Tazzi, un profesor de griego en el Archiginnasio bolones, que fue el primer arqueólogo que, en 1771, trabajó en el Istituto delle Scienze, redactando un índice de todas las medallas y monedas antiguas y modernas, hasta un total de 72.

Domenico Guglielmini fue alumno y sucesor de Montanari en la Cátedra de Astronomía del Studio bolones cuando éste pasó a Padua. Miembro de la Academia degli Inquieti, fundada por Eustachio Manfredi en 1690, fue un galileano militante, y así se lo reconoció Andrés, para quien Guglielmini perfeccionó «lo que Galileo no había hecho más que empezar»103. Sin duda, Guglielmini fue uno de los iniciadores de la nueva ciencia en Italia y alcanzó renombre europeo, pues fue miembro de la Royal Society y de la Academia de Ciencias de París, y sus relaciones epistolares con Leibniz le facilitaron poder introducir en Italia el cálculo infinitesimal104.

Download PDF sample

Rated 4.51 of 5 – based on 28 votes